​¿Por qué es tan especial la arquitectura de Valparaíso?

Valparaíso es el paseo obligado de cualquier extranjero que visita nuestro país, porque su belleza pintoresca es poco común: muchos cerros a orillas del puerto, donde miles de casas de diferentes tamaños y colores se cuelgan de ellos para formar un paisaje muy especial. Sus trolleys y sus ascensores son característicos también de la ciudad. Pero, ¿qué es lo que hace que Valparaíso sea un lugar diferente y único?

Esta ciudad fue denominada “puerto natural” de Chile en 1544, pero las pocas construcciones coloniales existentes en ese entonces desaparecieron debido a terremotos y tsunamis que arrasaron con todo. Esto, sumado al saqueo constante de piratas, impedía que el puerto creciera más allá de unas cuantas casas y una iglesia. Esta situación se dio por lo menos hasta la llegada de la independencia de Chile. A pesar de que los terremotos continuaron, la ciudad comenzó a crecer y a levantarse. La arquitectura, entonces, se hizo para resistir este tipo de fenómenos naturales, incendios, y la geografía de los cerros. Para ese entonces, muchos marinos ingleses hicieron de Valparaíso su hogar, llamándolo “la pequeña Londres”.

El puerto, por su forma, se convirtió en un gran anfiteatro que da hacia el mar, y que se caracteriza por sus miles de edificaciones coloridas de madera y cemento, “colgando” de los cerros. Al ser Valparaíso una ciudad con tantos cerros y subidas empinadas, se inauguró en 1883 el primer ascensor en el cerro Concepción, que es, como dijimos, uno de los sellos de la ciudad. En poco tiempo hubo ascensores en todos los cerros más importantes. Estos fueron el medio de transporte de los porteños por muchos años, para trasladarse hacia el trabajo o el hogar sin tener que caminar esas subidas, pero lamentablemente hoy pocos de ellos están en funcionamiento. Algunos argumentan que ha sido mala administración de los municipios, otros, que ha habido falta de inversión y de interés por parte del gobierno. Sea como sea, es algo lamentable si consideramos que los ascensores aún se hacen necesarios, y sobre todo pensando que es una ciudad declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Hoy la ciudad es hogar de artistas y jóvenes estudiantes, aunque también lamentablemente han crecido los campamentos en los alrededores y con ellos el peligro de incendios como el ocurrido en abril de 2014. Esto, sumado a la delincuencia y al abandono de edificios históricos, así como un aseo bastante deficiente, mantiene a la hermosa Valparaíso en un abismo del cual no sabemos si podrá salir.

,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes