Características de la arquitectura gótica

gotica

Existen diferentes tipos de arquitectura desde hace mucho tiempo. Con el paso de los años las construcciones han ido variando y con ello, nos hemos ido dando cuenta que han ido apareciendo nuevos estilos de fabricar diferentes estructuras. Es así que como entre toda la gama de construcciones está la arquitectura gótica. De seguro que los arquitectos o estudiantes de la materia, deben saber cómo reconocer un edificio con estas características, sin embargo, para la gente común no es así, por lo que aquí te contaremos un poco sobre las particularidades de este tipo de construcciones, que a pesar de ser muy antiguas, siguen teniendo una gran vigencia en la actualidad.

Lo primero que debes saber, es que la arquitectura gótica nació en París, con la catedral de Saint Denis, mandada a construir por el abad Suger, consejero del Rey Luis VII. Pronto, este nuevo estilo se extendió por el resto de Francia y de allí a todo Europa. Además, lejos de limitarse a las edificaciones de corte religioso, de a poco se fue abriendo camino en el mundo profano, levantándose magníficos palacios civiles. Sin embargo, es la catedral donde el gótico alcanza su máxima expresividad.

Características

Son varias las características que destacan en la arquitectura gótica. Estas las hacen inconfundibles. Existen elementos diferenciadores, que es bueno saber, para que estés al tanto, cuando te encuentres frente a una de estas edificaciones.

  • Arco apuntado: El arco es un buen elemento constructivo en forma de curva que salva el espacio entre dos pilares o muros, está formado por cuñas de piedra llamadas dovelas, que se colocan en forma radial y en el caso del arco apuntado, típico del arte gótico los dos segmentos de la curva se cortan en la parte superior o clave, creando un ángulo agudo.
  • Bóveda de crucería: Una bóveda es una estructura arquitectónica que sirve para cubrir espacios. El sistema de cubiertas romántico hecho a base de bóvedas de cañón o de arista se sustituye en la arquitectura gótica por otro muy diferente basado en el uso de la bóveda de crucería de ojivas o nervada.
  • Soportes: Cada una de las bóvedas ejerce un doble empuje, uno vertical y otro transversal. Para solucionar la presión vertical se continúan utilizando los soportes internos conformados por las columnas y los pilares. Para contrarrestar el empuje transversal, sabemos que la arquitectura romántica utilizaba, por ejemplo, los contrafuertes, pero a medida que se fue desarrollando el estilo gótico, los arquitectos recurrieron a unos soportes externos mucho más atrevidos llamados arbotantes.

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes