Lavador a palos

Cuando me preguntan cuál es la tarea domestica que mayormente me desagrada, yo soy honesto y digo fuerte y claro “lavar y secar la ropa”. Tan es la desidia que me crea esta actividad que he llegado a botar ropa sucia antes de lavarla, ropa que no se encontraba en mal estado.

Ustedes pensaran que sufro de algún problema siquiátrico o algo por el estilo, pero no es así, simplemente me molesta el lavado de la ropa, es un hábito que nunca adquirí en mi hogar, y ahora que vivo solo, bueno junto a tres amigos, se ha transformado en todo un aprendizaje.1

Al principio me motivaba la idea de ir a lavanderías, así como para realizar una actividad que veía sólo en películas y que creía interesantes. Pero la realidad no fue así, era algo así como una doble tarea, ya que no tenía que lavar únicamente, sino que ir a otro lugar a lavar, es decir, un desastre.

Pero con el pasar de los años me instruí y, humildemente, creo ser un experto en el lavado de ropa, a tal punto es así que compré una lavadora y una secadora la navidad pasada.

Guía para un lavado profesional

Primero que nada hay que clasificar la ropa, materiales, colores y portes, en útil, créanme, además cuidar un poco tu ropa, se te hace mucho más fácil el orden de la ropa lavada.

Lee atentamente las etiquetas, ya que lave en la máquina costosas prendas que sólo tenían que lavarse a mano, increíble pero cierto. Junto a esto, hay mucha ropa que no se puede secar al sol ni lavar con agua tibia.

Aprende a escoger el programa indicado, para esto debes considerar la cantidad de ropa en peso, ya que si se te pasa la mano, puedes pagar caro tu error.

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes