Los cuidados que se debe tener con los calientacamas

Pleno invierno, hora de dormir y el frío se apodera de tu habitación. Un escenario típico de esta estación del año, que se potencia mucho más si tomamos en cuenta que debemos meternos a una cama que se ha mantenido a baja temperatura. Pueden surgir varias opciones para esta situación, pero, sin dudas, los calientacamas son la alternativa más agradable.

Pese a aquello, existen personas más escépticas al uso de un aparato eléctrico así, principalmente por los peligros asociados a una escaza mantención del producto.calienta_cama

De este modo, consideramos fundamental repasar los cuidados que se deben tener con los calentadores de camas para no sufrir percances en el hogar. Y el primero de ellos está asociado a verificar si lo que has comprado cumple con los estándares de seguridad que exige la legislación vigente. A su vez, procura que sean mantas que puedas asear con normalidad. Si no es el caso, al mojarlo puedes estropear el dispositivo.

En segundo lugar, estar atento al deterioro del producto mismo. Es decir, que tanto el enchufe como el control estén en buenas condiciones, en especial, si ha recibido algún tipo de tirón o golpe.

Además, trate de mantener el doblez que trae cuando lo almacene, ya que así evitará friccionar partes en su interior, como el termostato que permite la calefacción de la frazada, que pueden perjudicar su funcionamiento. Deje que el producto se enfríe antes de realizar esta acción, puesto que de otro modo puede sobrecalentarse.

Recomendaciones

Por su parte, evita poner la manta en un lugar de tu casa que tenga buena ventilación y con espacios secos. Guardarlo en una bolsa de plástico puede ocasionar que acumule humedad con facilidad, lo que puede asociarse a un futuro corto circuito. Lo aconsejable es poner el producto en su empaque original y sellarlo.

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes